Creo en las virtudes teologales

Nací en España a mediados del siglo pasado, así que mi educación fue católica. Pero soy una persona a la que le gusta conocer la verdad de las cosas, y traté de profundizar en las creencias cristianas; entonces me di cuenta de que los milagros son fantasías; y no digamos la corrupción de la Iglesia en toda su historia desde Constantino hasta hoy en día; en consecuencia, dejé de ser creyente y me volví crítico con muchas afirmaciones que, sin embargo, millones de personas creen a pies puntillas.

Ahora que tengo algo de experiencia me doy cuenta de que, quizá, parte de las dificultades que he encontrado en mi vida social estén motivadas por esa voluntad personal de no creer aquello que entiendo que es increíble. No es desdeñable el hecho de que, siendo España una monarquía y que hasta no hace mucho los reyes los nombraba el Papa, la Iglesia pueda tener resortes de poder para desechar a aquellos que no comulgan con el cuerpo y la sangre de Cristo.

No obstante lo expuesto anteriormente, me gusta la vida espiritual y he tratado de profundizar en ella; entonces me he dado cuenta de que hay criterios de la teología cristiana que son válidos y necesarios; por ejemplo, entiendo que la persona necesita de las virtudes teologales para avanzar espiritualmente: fe, esperanza y caridad. Necesitamos tener fe, tener esperanza y tener amor en nuestra vida; fe para que nos impulse continuamente en nuestro camino hacia aquello que espiritualmente anhelamos, necesitamos la esperanza de poder alcanzarlo, y necesitamos el amor que nos reconforta en el camino.

La definición que da Wikipedia es muy ilustrativa:

En la teología católica, se llaman virtudes teologales a los hábitos que Dios infunde en la inteligencia y en la voluntad del hombre para ordenar sus acciones a Dios mismo. Tradicionalmente se cuentan tres: la fe, la esperanza y la caridad.”

Podríamos hablar también de la Santísima Trinidad que, desde San Agustín por lo menos, es uno de los dogmas que, a mi juicio, tratan de explicar los misterios del alma humana.

Nunca estudié teología, por lo que cualquier teólogo podría darme mil vueltas con sus explicaciones. Mis conclusiones se basan en lo poco que he leído y en lo que he profundizado en mi ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s