Sueño





Ayer soñé que querías estar conmigo toda la noche. Cuando me lo dijiste, me quedé perplejo y paralizado por la emoción, después de tantos años de amor no correspondido; sin embargo, en ese momento, te tenía en mi casa con tu voluntad de estar conmigo. No sabía qué hacer ni qué decir. ¿Cómo empezar a relacionarme contigo?, si solamente con haberme dicho que querías estar conmigo ya era sublime. Temía, dentro del sueño, que, al posar mi mano en tu cintura, tu cadera o en tu hombro, desaparecieras como si todo hubiera sido un sueño, y yo no quería perderte. Por otra parte, pensaba que mi inacción pudiera aburrirte, y temía que pensaras que estabas perdiendo el tiempo. Me habían dicho que eras una puta; pero, en esa noche, me dijiste que era la primera vez que estabas dispuesta a entregarte a un hombre. Tuve la sensación de que me decías la verdad, y no quería enturbiar mis pensamientos creyendo que me mentías; pensé que podía ser que fuera la primera vez que te entregabas a un hombre no por dinero, sino porque lo querías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s