Vibración primordial

meditacion

Desde que vi el documental “Todo” Y “Nada” producido por la BBC y presentado por el profesor Jim Al-Khalili, me ha surgido una idea que me estremece: se trata de que encuentro concordancia entre las propiedades del vacío físico y del vacío espiritual de la meditación.
La meditación no es una religión, sino una práctica; no se trata de creer, sino de experimentar; se pretende estar perfectamente concentrado en el lugar adecuado (no es un lugar físico). Para experimentar bien dicha meditación se necesita que la mente y pensamientos estén inactivos, es entonces cuando en ese vacío aparece la experiencia de plenitud y conciencia.

El documental informa que el vacío físico es una masa en ebullición de partículas virtuales que aparecen y desaparecen billones de veces en un parpadeo; se llaman partículas virtuales porque su vida es brevísima, pero son partículas físicas. Aunque intentemos quitar todo lo que podamos del espacio, nunca podremos conseguir vaciarlo completamente. En todas partes del universo, el espacio está lleno de ese vacío que contiene una gran energía misteriosa.
Mi impresión se debe a que, en ambos casos, el espiritual y el físico, el vacío es el origen de todo. Por una parte, la ciencia actual dice que el universo tuvo su origen en la nada, con el Big Bang; por otra parte, vaciarse por dentro es lo que han buscado tantos y tantos místicos, intentado llegar al éxtasis, desprendiéndose de todas sus ataduras terrenales. Siento y pienso que el vacío descrito por la ciencia concuerda con mi vacío interior cuando, en la meditación, experimento la energía de la vibración primordial.

2 comentarios en “Vibración primordial

  1. Existe el vacío físico por supuesto, de hecho en la era de las comunicaciones estamos más solos que nunca. Difícil administrar el vacío interior, pero se puede con nuestra inteligencia y las señales que la vida nos da, y no está tan lejos, con seguridad que está más cerca de lo que pensamos aunque a todos nos pase. Buen día.

    Le gusta a 2 personas

  2. Ese vacío físico está lleno de energía (partículas que aparecen y desaparecen). El vacío interior también está lleno, si sabes mirarlo. Nuestra carne y huesos también están vacíos casi en su totalidad. Así que, no es de extrañar que tengamos que convivir con el vacío, porque forma parte de nuestra naturaleza.
    En el vacío está el todo. ¿No te parece grandioso?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s