Equilibrio

Estoy en la tesitura de renovar o no mi bitácora (he decidido llamarla de esta manera cuando hasta ahora la llamaba blog, por ver si así me viene la inspiración; por aquello de la navegación); y me pregunto si tengo algo que decir, y la respuesta es que sí.

Desde hace un tiempo las musas se han esfumado; aparecen por breves instantes, etéreas, y se desvanecen casi inmediatamente sin darme tiempo a componer apenas un nombre y un adjetivo, o quizá una frase completa, pero nada más. Lo cierto es que las ideas son muy buenas, pero muy breves e inconexas entre sí. Tengo la tentación de exponerlas tal como salgan, pero me da la impresión de que sería un caos auténtico, una locura; y no me atrevo, más que por mí, por el qué dirán. Además, cuando leo las bitácoras que sigo, me quedo maravillado de lo bonitas y evocadoras que son; y quisiera, cuando escribo, poder decir algo digno de lectores que componen tan bien.

He dicho antes que sí tengo algo que decir; y ahora viene lo bueno: ¿quéEquilibrio? La respuesta está en un impulso vital que sale de mí; dicho impulso es un anhelo de verdad; tan sencillo como eso: una pulsión de encontrar el equilibrio en mí y con mi entorno. Cuando veo la verdad y me siento en equilibrio conmigo y con mi entorno tengo satisfacción. Analizándolo, se trata de dos acciones: una es ver la verdad, y otra hacer lo necesario para estar en consonancia interna y externa con ella. A veces, no veo con claridad y es un moverse a caballo entre la razón y la intuición, sin que haya señales evidentes de certeza, obligándome a corregir frecuentemente el rumbo; otras veces, el camino es diáfano y tengo la sensación de ser llevado en volandas.

Sí, tengo algo que decir que me sale de dentro y a lo que no voy a renunciar; porque es consustancial a mí, forma parte de mi naturaleza, de mi impulso vital: es mi necesidad de satisfacción de sentirme en equilibrio conmigo mismo y con mi entorno.

6 comentarios en “Equilibrio

  1. A veces tenemos demasiadas cosas que expresar y aún así, nos bloqueamos. Me he sentido muy identificada con lo que dices. Hace meses que me encuentro así… Aparece una idea fugaz, y en cuanto me pongo enfrente del pc me quedo en blanco. Sin embargo, es la manera que tengo de expresarme para encontrar mi equilibrio interior… Imagino que tan sólo es cuestión de tiempo….
    Fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s