Móvil

móvil

Anoche me ocurrió algo que creo que es digno de reseñar: antes de acostarme, como de costumbre, busqué el móvil para dejarlo cargando; pero no lo encontraba, así que empecé a buscarlo en cajones, en encimeras y en otros sitios; pero nada, no lo encontraba; creo que llegué a buscar hasta tres veces en el mismo sitio; al final, decidí acostarme sin haberlo encontrado (anótese esto como una victoria de mí sobre móvil); estuve pensando un rato en la cama sobre la situación: ¿dónde había podido perderlo?, ¿me quedaba algún sitio por buscar?, ¿cuánto me costaría uno nuevo? (anótese tanto al móvil), pero me dormí rápidamente (tanto a mi favor). No obstante, cuando me desperté a mitad de noche me levanté a mirar donde creía que no había buscado (tanto para el móvil), pero como no estaba decidí acostarme de nuevo (tanto a mi favor).

Estando en esta guerra entre el móvil y yo, lo encontré por fin; pero en el impase tuve momentos de zozobra, de sentirme naufragado y perdido; pensaba: lo habrá encontrado alguien que lo use maliciosamente; recordaba también cuando no tenía móvil; es más, recordaba cuando no había móviles; y gracias a Dios llegué a la conclusión de que podría vivir sin él, aunque fuera como si me faltara algo. Lo cierto es que los móviles tienen muchas aplicaciones, entre otras la de conectarnos con otros seres humanos ya sea mediante voz o texto, quizá por ello forman parte de nuestras vidas.

9 comentarios en “Móvil

      • Vaya, iba medio en broma medio en serio, y si que lo hago cuando poso el móvil y no me acuerdo donde, puedo mirar siete veces y no verlo. Puedes forzar una notificación enviándote desde algún programa de mensajería instantánea.
        Un saludo ✋

        Me gusta

  1. Quizás, lo más duro no sea perder el móvil, sino pensar en que lo encuentre alguien y tenga en sus manos un trozo, no pequeño, de tu vida, tus amigas y amigos, conversaciones y mensajes, quizás contradictorios y mentiroso con alguien, elementos de extorsión, acoso o chantaje, tu relación de gastos y compras, si dispones de pay-pal, las fotos y los vídeos de toda tu gente, perder toda tu agenda, cuando ya no te hace falta memorizar los números de teléfono y solo estaba allí, tu historial de descargas,… En suma, la intimidad era algo personal e inmaterial, una para cada cual. Ahora, la hemos convertido en objetivable o material, la hemos metido en una cajita y la hemos “colgado” en la “nube”, para que hackers, compañías telefónicas, grandes empresas de publicidad y consumo,… sean los propietarios de todo ello y seamos nosotros los que podamos perderlo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Soy del tipo de personas del: “sin mi celular, muero”pero en realidad no lo uso tanto y cuando me doy cuenta dejo de hacerlo por horas. El dominio que tiene sobre nosotros es inhumano, tan fuerte, tan inexplicable y tan tonto pero…
    Aún me muero sin mi celular

    Le gusta a 1 persona

  3. Es cierto, une a las personas y usarlo mal no es cosa del móvil. Criticar su uso sería como echarle la culpa de las muertes en la carretera al que inventó la rueda.
    Feliz jueves

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s