A las cinco de la tarde

torero

Mira, estoy que me arranco,

pero he escuchado a Chavela Vargas

y me he quedado parado,

a Camarón.

Canciones:

La Pollera colorá,

El Cascabel en la arena,

Volver a los diecisiete,

Construcción de Chico Buarque;

y me quedado parado.

 

Me acuerdo de Lorca,

a las cinco de la tarde:

Que yo no tengo la culpa,
que la culpa es de la tierra
y de ese olor que te sale
de los pechos y las trenzas“.

A las cinco de la tarde:

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde…”

Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.

Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde”.

¿Has visto de cerca alguna vez las cinco de la tarde?

¿Tienes miedo a las cinco de la tarde?

A las cinco de la tarde te espero tranquilamente.

“El almidón de su enagua

me sonaba en el oído

como una pieza de seda

rasgada por diez cuchillos”.

Corre la sangre,

a las cinco en de la tarde.

 

 

 

2 comentarios en “A las cinco de la tarde

  1. Tanto me impacta, lo llevo tan adentro, que me he permitido tomar versos del poema “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías” de Federico García Lorca; cuenta la cogida y muerte de un torero; las cinco de la tarde es la hora a la que empiezan las corridas. Los demás versos en cursiva son también de Federico, corresponden a la obra de teatro “Bodas de Sangre” y al poema “La casada infiel”. Pura pasión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s